cerrar

Donde operamos

Malí

Malí, en el oeste de África, es un país con altos índices de pobreza y un crecimiento demográfico muy rápido.

Los granjeros de la zona combinan la ganadería con la agricultura en zonas parcialmente boscosas, pero este sistema está amenazado. En Malí, las lluvias son muy esporádicas e irregulares. La población depende fundamentalmente de las aguas subterráneas y las del Níger, que en algunas zonas está muy contaminada. En los últimos 20 años, la agricultura de regadío se ha cuadruplicado en las orillas del Níger y sus afluentes.

La gestión del agua cada vez resulta más difícil, y la tierra y la vegetación están muy afectadas por el cambio climático y la desertización.

Malí sufre una gran inestabilidad política desde hace años y es víctima de la guerra y el terrorismo, sobre todo en el norte y el este del país. Por este motivo, algunas regiones se han convertido en zonas de exclusión.

65%

El 65 % de Malí es desértico o semidesértico

82%

Desde 1960 hasta la actualidad, Malí ha perdido el 82 % de sus reservas forestales

Las actividades de Join For Water y sus socios se concentran en tres municipios: Baguinéda-Camp, Mandé y Mountougoula. Limitan con el distrito de la capital, Bamako, y se encuentran en la cuenca alta del Níger. Baguinéda y Mandé limitan con el río Níger, pero Mountougoula no. Los municipios son predominantemente agrícolas, pero cuanto más se acerca uno a Bamako, más barrios urbanizados están.

Los 3 municipios se enfrentan al riesgo de inundaciones, la contaminación, la urbanización y la deforestación. La precipitación media anual en esta región es de unos 950 mm. Mandé y Baguinéda dependen mucho del Níger. Cuando el río crece en la estación húmeda, todavía se puede cultivar arroz, pero en la estación seca amenaza la escasez de agua.

 

Mali Landbouw Groenten
(c) Landry Mudugu

Actividades

Join For Water y sus socios están muy comprometidos con la restauración y protección de los ecosistemas acuáticos, como las riberas fluviales, los terrenos boscosos y las tierras de cultivo. Nuestro socio CSPEEDA aplica su experiencia en este ámbito. Los agricultores utilizarán el riego inteligente para aprovechar al máximo el agua disponible.

Se anima y apoya a las organizaciones de la sociedad civil y a los representantes de los servicios estatales regionales a reivindicar un mejor derecho al agua y una buena gestión de los ecosistemas. Se abordan temas como la propiedad de la tierra y que «el usuario pague».

La investigación-acción sobre el ciclo del agua local, los ecosistemas acuáticos, el riego inteligente y la agrosilvicultura debe proporcionar los conocimientos necesarios que puedan aplicarse a las actividades. Los centros de investigación y los socios ICRAF e IPR/FRA se encargan de esto.

Las diferentes partes interesadas y niveles podrán intercambiar conocimientos y aprender en las reuniones regionales e internacionales.

 

Qué se ha hecho hasta ahora

Join For Water opera en Malí desde 1995. En el delta interior del Níger, la región de Mopti, se trabaja en el acceso al agua potable, el saneamiento y el agua para la agricultura. La prioridad fue prohibir la defecación al aire libre. La sensibilización sobre la higiene y la salud animó a las familias a construir una letrina. En la región de Nioro Nara, junto a la frontera con Mauritania, también se proporcionó a la población un mejor acceso al agua potable y al saneamiento.

En los municipios I y IV de Bamako, los aspectos fundamentales fueron el suministro de agua potable y la promoción de la higiene y el saneamiento. Entre otras cosas, se crearon 30 grifos públicos de agua, gestionados por los comités de vecinos. Asimismo, más de 1000 hogares recibieron infraestructura básica para recoger y tratar las aguas residuales. Un servicio de limpieza de letrinas garantiza unas condiciones más higiénicas en los barrios densamente poblados.

La gestión integral de los recursos hídricos ya era el hilo conductor de las actividades en Mountougoula. Por ejemplo, los grupos de agricultores recibieron formación sobre técnicas de cultivo y el establecimiento de parcelas.

Recientemente, Join For Water tuvo que cerrar su oficina en Mopti debido a la inseguridad de la situación, pero nuestro socio maliense Action Mopti continúa encargándose de la infraestructura de agua potable.

 

Nuestros aliados en Malí

Historias

¡Por fin podemos volver a cultivar!

Deby Diarra tiene 50 años y vive con su marido y 7 hijos en Sanankorobougou, un pueblo en el municipio rural de Mountougoula, cerca de Bamako. Desde hace unos años, cultiva hortalizas en un terreno de una hectárea junto con otras mujeres. Las mujeres forman parte de "Jigisèmè", una organización de mujeres con 165 afiliadas.

Leer más
4

Se aumentó la profundidad de 4 pozos

Más noticias