cerrar

Qué hacemos - Acción climática para un ciclo del agua equilibrado

Historia climática en una frontera

© Bart Dewaele

La cuenca del río Mayo-Chinchipe en Ecuador y Perú está amenazada. La ganadería y agricultura intensivas están destruyendo los valiosos ecosistemas que regulan el ciclo del agua y el clima. Las soluciones requieren la cooperación de dos gobiernos.

Ecuador & Perú
Ecuador & Perú
60%

En Perú, el número de inundaciones ha aumentado un 60% desde 1970.

175 000

Gracias a nuestras actividades, se protegen o restauran 175 000 hectáreas de espacios naturales.

La cuenca del río Mayo-Chinchipe se encuentra en la frontera entre Ecuador y Perú. El río nace en Ecuador, en la cordillera de los Andes, donde fluye por el páramo, un ecosistema de humedales tropicales a una gran altitud. Después atraviesa los bosques para desembocar en el Amazonas, de 6400 kilómetros de longitud. Así que el Mayo-Chinchipe es un afluente de uno de los ríos más importantes del mundo. 

El páramo, en la parte ecuatoriana de la cuenca fluvial, está considerado como la esponja de los Andes. Está compuesto por lagos, turberas, hierbas y musgos que, en su conjunto, retienen mucha agua. Pero este ecosistema está amenazado por la ganadería intensiva: cuando las vacas pisotean el páramo, se liberan potentes gases de efecto invernadero. Lo mismo ocurre cuando se drenan zonas para la agricultura.  

En la parte peruana, las consecuencias negativas del cultivo de café son la principal amenaza de la cuenca fluvial. Se talan valiosos bosques y selvas tropicales, y los pesticidas y fertilizantes nocivos contaminan los recursos hídricos y el suelo. 

Se ha negociado un plan de gestión entre los dos países, pero Perú no lo ha firmado.

 

El café se cultiva de manera insostenible, dañando un importante ecosistema regulador del clima. (c) Bart Dewaele

 

Qué hacemos 

Junto con las organizaciones Protos EC (Ecuador) y NCI (Ecuador/Perú), y las universidades de Loja (Ecuador) y Jaén (Peru), estamos poniendo en marcha iniciativas para gestionar la cuenca de manera sostenible. Algunas de las actividades que realizamos: 

  • Protegemos el páramo creando franjas en las que no se permiten las actividades agrícolas. 
  • Protegemos las zonas de manantiales que nutren el Mayo-Chinchipe y restauramos los terrenos degradados. 
  • Reforestamos. Los árboles permiten que el agua pueda penetrar mejor en el suelo. 
  • Fomentamos la agrosilvicultura, una técnica agrícola en la que no solo se plantan cultivos, sino también árboles. Estos retienen nutrientes y agua en el subsuelo. 
  • Buscamos soluciones para limitar las tierras de pastoreo para el ganado. 
  • Estamos examinando el plan de gestión binacional y reclamando al gobierno peruano que lo ratifique, pues todavía no lo ha hecho. 

 

Estas actividades forman parte de un programa más exhaustivo en Perú y Ecuador que tiene como objetivo mantener suficiente agua limpia a disposición de las personas y la naturaleza. Se actúa para proteger los recursos hídricos, el acceso al agua potable y el agua para la producción de alimentos.